lunes, julio 30, 2007

Reseña de curso: 1001 noches con Zuel.

Este curso se dividió en dos partes, de dos horas cada una, impratidas en miércoles alternos, una buena solución para quienes pasamos el mes de Julio en Sevilla en vez de en la playa.

Primero, el resumen rapidito, para que las que no estabais allí os hagáis una idea, Zuel alternó demostraciones muy simples de movimientos realizados según su técnica (no todos los caderazos son iguales, os lo aseguro), con pequeños ejercicios de expresividad, tras los cuales nos animó a diseñar trocitos de coreografía teniendo en cuenta que nos recordó qué tipo de paso encajaba con cada ritmo que se incluye en la canción. El segundo día, tuvimos que alternar los fragmentos de la coregrafía diseñados por él, con los que se nos fueron ocurriendo a nosotras. Para terminar, por supuesto, improvisación en corro. Es decir, nos tuvimos que volver bastante más autónomas de lo que estamos acostumbradas pero no tanto como en el curso de Ghawazee.

Parece que Zuel está decidido a conseguir como sea que sus alumnas, bailen o no, aprendan la diferencia entre bailar y seguir los pasos. Lo veo y me identifico con él porque es como un profesor de idiomas que quisiera que en lugar de hacer traducciones o ejercicios de transformación, sus alumnos hablen. Desde mi conocimiento d ela enseñanza de idiomas, veo que para esto, hacen falta varias cosas.

La primera es tiempo. La segunda, ganas por parte de los alumnos. La tercera, un método que permita un aprendizaje progresivo para que el alumno no tenga que intentar utilizar demasiados elementos nuevos al mismo tiempo. La cuarta, un ambiente de trabajo agradable. Las preferencias personales de los alumnos también son importantes: hay gente que piensa que es mejor saber mucha gramática antes de empezar a utilizarla de verdad, porque no quieren quedarse en blanco, o cometer errores. Otras personas piensan que es mejor meter el uso real, guiado o improvisado, desde el principio, para que el perfeccionismo no lleve a bloqueos y para que nos acostumbremos desde YA a que los idiomas no se estudian, los idiomas se aprenden.

Bailar no es muy diferente de hablar un idioma extranjero. Aplicando esto a lo que se ve últimamente en las clases y cursitos de Zuel, se ve que hay un método muy estructurado que no da demasiada información de golpe, y buen ambiente de trabajo: Zuel corrige sin intimidar ni ridiculizar, y tiene mucha paciencia y sentido del humor. En cuanto al tiempo y las preferencias personales, depende de cada caso, aunque la mayoría de las alumnas ya llevan bailando años.

Entonces nos queda el apartado "ganas", también llamado "motivación". También depende de cada una. Es necesario preguntarnos sinceramente si estamos preparadas para bailar, bien o mal, o si vamos a clase como la que hace gimnasia. Tengo la impresión, corríjanme las habituales si me equivoco, de que Zuel está intentando por todos los medios a su alcance que dejemos de hacer gimnasia en sus clases. Eso anima a bailar, pero también da miedo, porque nos obliga a esforzarnos, a usar la imaginación y la memoria, a perder una timidez absurda que no tiene cabida en personas adultas, a atrevernos a bailar delante de un grupo (dime cuándo en tu vida NO estás delante de un grupo), a ayudar a la compañera, y a obligarnos a divertirnos a pesar de que antes de la clase hayamos estado en el trabajo aguantando al jefe y después de la clase tengamos que ir a casa a poner lavadoras y lo último que queremos ahora es bailar y ser (uuuuuhhhhh) el centro de atención.

Perdonad la parrafada, es que veo que no soy la única que tiene o ha tenido problemas para entender la diferencia entre bailar y seguir pasos, y me encantaría ver a más gente soltándose un poquito más cada día.

9 comentarios:

Qalamana dijo...

Genial tu comentario, Nia. Yo no he podido asistir a este ultimo curso de Zuel por las vacaciones, y, aunque llevo poco tiempo en la danza oriental, sí llevo bastante en otros bailes y creo que la forma en que orienta Zuel las clases es, según mi punto de vista, la más beneficiosa para quién realmente quiere tomar la esencia de cada baile y no simplemente aprender pasos o coreografía. Me da muchísima vergüenza improvisar, pero cada vez que lo hacemos acabo sintiendo que ya sé bailar un poquito más, y que el esfuerzo da sus frutos. Podría llevarme todo el día hablando bien de Zuel, me parece un profesor excelente y una persona encantadora, pero solo digo una cosa: quiero más cursos!!! ;D

Laire dijo...

¡Hola Nia!

Una pena no haber podido asistir al taller. Al menos podemos "participar" indirectamente leyendo tus reseñas.

Un besote.

Zulaika dijo...

yo, desgraciadamente no he podido disfrutar de la tutela de un profesor, asi que estoy en el otro bando, yo bailo improvisando, siempre!

te sueltas mucho, pero el repertorio y la encadenacion de pasos es una deficiencia notable a la hora de bailar, quuitandole brillo al tema. Me parece que ya va siendo ora de que esta medida que ha tomado Zuel se adopte en todos los centros, porque el no soltarse a bailar es como tener un coche sin saber conducir, al fnial no lo coges por miedo.

Anónimo dijo...

yo si asiste al curso con Nia, y tal como dice ella, es asi. He aprendido bastante, sobre todo como hacer una coreografia, pero me falta aun tanto por aprender... espero no perderme los proximos intensivos...que ya estoy deseando hacerrrrrrrrrr. Jheza.

kayla dijo...

a mi esque me encata improvisar y en general de las coreos de los intensivos me acuerdo a cachos con grandes lagunas entre ellos
Deberia aprender a hacer coreos pero esque improvisar es improvisar sobre todo si bailas sola que en grupo es otra historia

Anónimo dijo...

Noto cambio entre las clases que daba Zuel antes y las de ahora, no os pasa as vosotras

Lydia dijo...

Me araño la cara por no haber podido ir a la segunda clase buaaaaaah, la primera prometia mucho y veo que la segunda estuvo genial.
En cuanto a la metodología de Zuel, en mi caso es la que mejor me he encontrado hasta ahora, creo que propone muy bien la técnica sumada con el libre albedrío del alumno,no alecciona,sino muestra, que no es lo mismo.Para mí tiene de bueno que así siempre le aportará originalidad al alumno y este desarrollará su propio estilo.
Pero todo sea dicho que cada alumno es un mundo, y cada uno busca una cosa.

En cuanto al comentario último de Anónimo, estoy de acuerdo, lo veo mucho más dinámico, algo que celebro.Un maesto que no se renueva es un maestro muerto(en mi humilde opinión).

Besos a todas.

ayana dijo...

YA SABES MI OPINIÓN AL RESPECTO.ZUEL ES UN GRAN MAESTRO, LO ADORO,ÉL LO SABE. GRACIAS PROFE.
PARA MI DESDE EL PRINCIPIO LAS CLASES HAN SIDO IGUALES.Ahora si es cierto que se centra bastante en fomentar al alumnado y sacar la expresividad.. es algo que lo caracteriza, y eso es muy bueno, al menos es mi opinión.
Por mí creo que debe dar MÁS CAÑA, QUE NOS HAGA VIBRAR MÁS!!!

mini babibel dijo...

Yo si noto el cambio. Ahora hace muchos ejercicios de expresividad que ademas son divertidos. Salgo de clase con una alegria que me desborda.
Por cierto, ayana, que ultimamente no vienes por clase.