martes, noviembre 18, 2008

Más sobre la crisis: bailar gratis, o casi.

Una de las consecuencias de la crisis es que se reduce el gasto en ocio. Y entonces es más difícil poder actuar, por no encontrar quien te pague. Si echas de menos las emociones de actuar en público, y poder lucir tus trajes, puedes plantearte actuar gratis.

Hay muchos lugares y ocasiones en los que poder hacerlo. La primera que se me ocurren son fiestas. Queda con tus amigas bailarinas, pon un poco de té / alcohol / incienso / lo que sea que te cree buen ambiente, y a bailar. Hafla improvisada. Puede ser también una forma de enseñaros pasos unas a otras si la cosa del dinero va tan mal que no vais a clase.

Para hacer algo un poco más preparado, crea coreografías para regalárselas a tus amigos por sus cumpleaños y ocasiones parecidas. Creo que si no trabajas, o si estás muy justita, es un regalo suficiente (y de sobra). Si te puedes permitir algo más, pues el baile lo completa.

¿Actuaciones con público del "de verdad"? Conviértete en una Odalisca sin Fronteras. Veamos cómo.
Con ancianos: en España están los centros cívicos, que son de ocio; los centros de día, que están pensados para que ancianos que no necesitan cuidado 24 horas no estén solos todo ese tiempo, y las residencias. En todos estos sitios, cualquier distracción puede ser bien recibida. Mucha gente piensa que los ancianos no pueden entender una consa tan moderna o sexy como la danza oriental. Esto se arregla bailando con ropa distinta a un sujetador de lentejuelas, y bailando música que les pueda gustar. Por ejemplo, cosas melódicas (no la trompetilla del raqs al assaya), en Andalucía flamenco-árabe, música accesible.

Con niños chicos: en guarderías, por ejemplo. Algunas amigas mías lo han hecho y los niños se lo pasan muy bien. Con niños más mayores, puedes enterarte de cuándo es la semana cultural del colegio de primaria o instituto de secundaria más cercano, y hablar con el departamento de Historia / Geografía, Francés o Música, y preparar dos coreos y una pequeña charlita. Evidentemente, en el instituto de secundaria quedan descartados los sujetadores de lentejuelas y demás prendas sexys. Las hormonas, es lo que tienen.

En hospitales: puedes hablar con Pediatría para bailar para los niños que están ingresados, o ponerte en contacto con alguna de las asociaciones tipo Payasos en Hospitales por si pueden ayudarte. No tengo ninguna experiencia, ni noticia, sobre bailarinas que hayan hecho esto, pero creo que es una distracción tan válida como cualquier otra.

Todas estas posibilidades y cualquier otra que se te ocurra es válida siempre, no sólo cuando hay crisis. Y por supuesto, la crisis no es una razón para bajar tu caché en locales con ánimo de lucro, muy especialmente bares y restaurantes. Si alguien puede pagar por una copa lo que valen un par de botellas de litro, y por un té lo que vale un saquito de 100 gramos, puede pagar tu actuación.

5 comentarios:

Marina Bailarina dijo...

Muy buena entrada y muy buenos consejos que el personal está faltito de ideas!!

Saludos,
Marina

Damnificada por la Crisis dijo...

Ni me mentes la crisis, que yo me dedico a esto a jornada completa y he visto mermar mis ingresos de forma considerable.
Por dios, a ver si la cosa se anima porque si no me veo de pescadera en el Mercadona entre pescado y pescado, shimmi al canto.
Lo de bailar gratis....mmmmm...no sé....lo dejaré para las que estén muy enmonadas, jejejeje.
Muy buena entrada.

Shaabia dijo...

Como yo no soy profesional, las actuaciones en las que intervengo son todas gratuitas, lo hacemos en las fiestas de los pueblos. Indirectamente, esto puede traer ingresos a las profesionales, después de cualquier actuación, siempre vemos como a la gente le entra el gusanillo de la danza y mucha de ellas acaban apuntandose a clases regulares.
Por mi escasa experiencia te diré, que a los ancianos lo que más le gusta son las lentejuelas, bueno... no solo ha ellos, si no son entendidos en la materia, es a lo que asocian la danza del vientre. El tribal les cuesta un poco más, aunque les acaba gustando cuando ven la cantidad de ropa y joyas que llevamos encima.
La crisis está afectando a todos los sectores, pero actuar gratis, puede hacer que la gente pueda ver el espectáculo, seguro que alguna nueva alumna sale de cada actuación.
Otra opción, es hacer mini talleres mensuales a un precio asequible, a lo mejor no pueden pagar una mensualidad completa, pero un taller sí.

kayla dijo...

los niños pequeños se quedan mirandote con unas caritas.... ^^ (que conste que a mi no me gustan los niños pequeños)

Kari dijo...

:) Nosotras hemos bailado en eventos como arte en el parque y tanto niños como niñas han quedado encantados, hasta gritan !Mira mama una princesa!