viernes, septiembre 10, 2010

Reunión de pastores...

...ovejas muertas.

Hoy he oído esté refrán en el trabajo. Es una manera demoledora y totalmente acertada de describir algo en lo que llevaba pensando tiempo: cuál es el tamaño más adecuado para una compañía de danza oriental.

Una compañía, como por ejemplo un grupo musical, puede tener tres formatos. El más sencillo es que el líder manda y el resto obedece. El líder no tiene porqué ser la estrella del show: puede ser el productor, o el coreógrafo. Depende. Una compañía de danza oriental donde esto esté claro puede tener cualquier tamaño. Otra cosa es ya el dinero: si no es una compañía de alumnas, y se va a ganar dinero, pues o vamos a porcentaje de beneficios y yo sé cuál es el mío desde el primer día, o me pones un sueldo. Ir a porcentaje de beneficios no quiere decir ir todas por igual, pero saber de antemano qué nos jugamos me parece la única manera justa de montar el invento.

La segunda manera es un poco más complicada. El grupo tiene su líder pero como hay componentes con un talento particular, pues al estilo Bellydance Superstar todo el mundo tiene derecho a su momento de gloria. Es decir, algunas decisiones artísticas, particularmente las referidas a bailar solos, no las toma quien manda, sino las personas interesadas.

Y la tercera manera es la más complicada de todas: la agrupación en la que todo el mundo tiene voz y voto. Nadie obedece a nadie. Todas las decisiones se toman por consenso, o democráticamente. Y, al mismo tiempo, como todo el mundo puede decidir, no hay jefes y nadie manda. Este último formato es el lógico y normal para las bailarinas que se han conocido en clase, y son amigas. Ahora bien, tiene un peligro: se nos escapa de las manos enseguida. Es peligroso mezclar amistad y trabajo, y además en algo creativo... puf, combinación explosiva. Estos grupos funcionan, a veces. Las Bailarinas del Agua y Raqs al Hilal lo han mantenido durante mucho tiempo; Raqs al Farah son una bailarina y dos músicos y su colaboración ha sido de muy larga duración. Y fijaos qué casualidad. Todos son tríos. Porque no creo que un grupo de más de 3 o como mucho 4 bailarinas de oriental aguante sin dirección más de un año.

No es por ser bailarinas, es porque practicamos una danza fuertemente orientada a bailar solos. Somos bailarinas solistas. Tenemos dos maneras fundamentales de actuar: la clase / grupo / tribu, y el solo. Y en el grupo, todas hacemos, normalmente más o menos lo mismo todas a la vez hasta que nos toca... salir a hacer nuestro solo. Las bailarinas de oriental no nos complementamos: no tocamos la batería, no paramos goles, no hacemos asistencias, no sostenemos en alto a la compañera que ondea la banderita en lo alto de la pirámide. Cualquier colaboración democrática más grande que un trío es difícil en muchos sentidos (artísticos, sociales, y si me apuras psicológicos).

¿Alguna buena experiencia en grupos democráticos grandes?

8 comentarios:

Jadeh dijo...

totalmente de acuerdo... llevo con el tercer sistema desde hace 4 años, en una ocasión intentamos ser más, y no duramos el grupo entero ni 6 meses. Y aunque sigamos juntas mi compañera y yo... es muy complicado mantener una balanza. Asi que quienes consigan hacerlo tienen toda mi admiración.

Anónimo dijo...

Creo que tienes toda la razón.

Anónimo dijo...

Amén hermana. De acuerdo en todo, echaba de menos estos artículos, un besooo!

Nia dijo...

¿se nota que estoy intentando escribir más? :)

Anónimo dijo...

Sí Nia, además, me gusta tu sinceridad, empatizo contigo y me doy cuenta de cosas que no sé que las pienso también hasta que las leo en tu blog. ¡Queremos más!

Halaluna dijo...

Pues yo sí que tengo una no, sino 2 buenas experiencias en grupos democráticos grandes:
1. La primera es la asociación Aljaradanza, somos 8 personas que nos organizamos bastante bien, eso sí nos dedicamos a organizar eventos relacionados con la danza oriental y en ocasiones a montar coreografías grupales. Ninguna tiene más protagonismo que otra y solemos respetar siempre las opiniones y los sentimientos de las demás. Llevamos juntas 3 años.

2. Criança. Éste no es un grupo de danza sino de 11 familias que nos reunimos para educar conjuntamente a nuestros hijos.
éste es bastante grande pues en 11 familias somos muchas personas las que pertenecemos a él, llevamos más de 3 años juntos y los lazos que nos unen cada vez parecen más fuertes pues compartimos muchas vivencias.

¿Qué cual es el secreto? pues yo no lo sé, pero sí que encuentro ciertas similitudes en la forma de actuar en los dos grupos a los que pertenezco y es sobretodo la empatía, el respeto a los demás, la escucha. también hay un aspecto fundamental y es que en un grupo hay que intentar que todos se sientan bien dentro de él, independientemente del tiempo del que dispongan para emplear en él o de su situación económica o social, y esto es responsabilidad de todo el grupo, sino, todo se resquebraja.

Nia dijo...

Bueno, lo de Aljaradanza lo entiendo porque no sois na compañía en el sentido que se suele entender (no os dedicáis principalmente a montar espectáculos para la propia compañía). Pero lo de Criança creo que es un pequeño milagro!

Alma Indira dijo...

un buen post, un gran blog.Te felicito.