domingo, agosto 03, 2008

Pequeñas incomodidades

Un beneficio para la salud de la danza oriental ampliamente documentado, al menos según San Google, es que alivia los dolores de la menstruación. También alivia una molestia que podemos tener en verano, con tanto calor y comidas raras: la retención de líquido.

Si te notas hinchada después de comer una paella de chiringuito, continúa bebiendo líquidos sin azúcar y haz movimientos abdominales intensos pero relajados. Quince ochos horizontales, quince mayas, quince ochos arriba, y quince camellos pélvicos. ¡Y que te abran paso al baño!

3 comentarios:

Kari dijo...

Al menos a mi, desde que bailo no me han dado cólicos mas que una o dos veces leve y eso que estaba de vacaciones de la academia jeje

Hala dijo...

Lo de la menstruación, sí que sí, que yo lo he podido comprobar en mi cuerpo muuuuchas veces. Y se lo digo a mis alumnas, lo único, que es más duro ir a clase en ese estado y te apetece más estar tiradita en el sofá recibiendo mimitos, que asistir a clase de danza, pero una vez que te animas ¡no te arrepientes para nada! A mi nunca me ha dolido excesivamente, pero lo poco que me dolía se ha converdido en nada. El dolor simplemente se fué.

Anaga dijo...

que son los mayas????