martes, septiembre 23, 2008

El guardarropa de la bailarina, ese gran desconocido.

Este es un consejo para dos clases de bailarinas en extremos casi opuestos de la escala: las que empiezan a hacerse con un vestuario para bailar en público, y las que tienen tanta ropa que no saben exactamente cuánta.

Tienes una actuación y te quieres poner el traje cabaret morado. Pero ¡ay!, la última vez que te lo pusiste se descosió un tirante. Bueno, no importa. Te pones el traje verde. Horror... tienes dos faldas, la rosa (para el sujetador morado) y la dorada (para el morado y para el verde). Y el verde con la falda rosa se llevan a matar. Tienes quince trajes de bailar folklore, pero la actuación es en una tetería, donde la gente espera ver lentejuelas. ¡Socorro!

Mi consejo de persona que se acaba de mudar y ha tenido que doblar, comparar y empaquetar cada uno de mis complementos, es que selecciones El Gran Día Mensual de Revisión de Vestuario. Reserva una tarde, una noche, el día que ponen en la tele tu programa favorito, para coser lo que se rompe, bordar lentejuelas sueltas, planchar faldas y bombachos, y planear nuevas compras o costuras, dependiendo de lo que ya tengas. Esto último, la planificación, yo recomendaría hacerlo en función de lo que ya tenéis. Algunos de mis ejemplo personales son estos:

Tengo unos bombachos negros que son una prenda totalmente todoterreno, y tengo dos cholis: el negro bordado de blanco y burdeos, y el azul bordado de plateado. Para variar un poco y combinar el choli azul con el bombacho, me compré un cinturón plateado.

Para bailar tribal tengo un choli negro, blanco y burdeos, y un cinturón rojo, verde y naranja. ¿Solución? Sobrefalda verde y burdeos.

Mi segunda prenda de aspecto profesional después del bombacho negro fue una falda de raso verde. Cuando me compré un top de mariposa con su fajín, los compré en blanco. ¿por qué? porque ningún otro color combinaba con blanco y con verde, y porque quiero más faldas de raso pero aún no sé en qué color.

Resumiendo: Aunque compres conjuntos completos, piensa siempre en que sean cosas que combinen con lo que ya tienes.

8 comentarios:

Laial Farah dijo...

Sabias palabras.
En mi blog he dedicado varias entradas al vestuario porque me parece muy importante.
Pero no incluí lo del "día de revisión de vestuario". Cosa que es cierta y hay que hacer, que si no, llega el momento de una actuación y te ves en el apuro de tener algo descosido y no haberte dado cuenta.
Gracias por tan sabio consejo.

kayla dijo...

yo solo te digo

el viernes vas a querer matarme (ya lo entenderas)

Teresa dijo...

Hola Nía, me llamo Teresa. Me encanta tu blog, lo leo siempre que puedo y alguna vez he participado. Voy a empezar mi segundo año practicando danza del vientre y cada vez me gusta más bailar. De niña me encantaban todos los bailes, pero años después, sin bailar nada, creo que he perdido hasta el sentido del ritmo. De todos modos, le pongo muchas ganas.
Quisiera preguntarte como puedo suscribirme a tu blog, para recibir por email las actualizaciones.
Un beso

Danaide dijo...

Hola!!!! Te felicito por el blog, es muy interesante y ameno. Me ha encantado. Con tu permiso, voy a crear un enlace desde el mio, al cual estas invitada a participar (www.alumnasdelety.blogspot.com). Con tu permiso también he copiado la frase del final, me ha encantado, y la pondré como entrada.
Hasta pronto!!!

KALA_BELLYDANCE dijo...

Genial, a ver si dedicamos un entrada al debatido tema "cuando te matas cosiendo algo y resulta que al final te queda horroroso", no se, como superar el trauma... creo que será mi próxima entrada.

Nia dijo...

Kala, en la fabulosa web de Shira están los archivos de un consultorio sobre cómo hacerte trajes que sienten bien a tu figura. Shira nunca ha contestado a mi petición repetida de permiso para traducirla al español, pero creo que ese tema lo voy a atacar por ahí.

Kari dijo...

Interesante y muy cierto! Apenas empiezo mi colección de vestuarios pero ya tengo mi plan maligno: dos trajes básicos (sujetador y cinto) en plateado y dorado para poder ponerles lo que yo quiera: faldas de chifon de colores, las egipcias de sirena, esas con muchos olanes mas cortas,talvez una falda corta de tiritas sobre las mas largas que hasta puedo pedir prestadas, un choli arriba, bombachos...y mi traje "profesional" hecho por mami y bordado por mi estrategicamente en rojo-naranja-amarillo para poder usarla con faldas de esos colores ademas de la negra !Como fuego!... Buenooooo, me encantaría tener varios trajes profesionales de verdad pero por algo se empieza :P

jaja bueno, esto es para un presupuesto reducido, cada traje con falda y un velo me sale como en 50 dolares americanos. Las faldas las hago con una tira de tela para amarrarla en lugar de zipper o botones para poder ajustar la medida de la cadera.
Hasta ahora tengo los 3 trajes, 4 faldas y 4 velos. Que tal una encuesta sobre cuanto vestuario tenemos?

Nia dijo...

Kari, tu comentario vale tu peso en oro como consejo y si no te importa lo voy a convertir en post!