miércoles, octubre 05, 2005

Bailar con o sin zapatos.

Cuando he hecho búsquedas en español en Google sobre danza oriental, me he encontrado foros en los que se debatía sobre si es "auténtico" o no bailar con zapatos o sin ellos. Esta es mi opinión:

La danza del vientre tiene su origen en danzas populares, algunas de las cuales se crearon bailando en la calle. En la calle, sólo vas sin zapatos si eres muy, muy pobre. Si la danza tiene un “estilo vulgar” y un “estilo refinado”, si se baila descalza hay que bailar con el estilo menos refinado posible; lo contrario no sería “auténtico”, resultaría una contradicción como El Lago de Los Cisnes en vaqueros.

Bailar con tacones altos es propio de los estilos de danza del vientre creados a propósito para el gusto occidental; estos estilos tienen aproximadamente un siglo de vida. Si vais de vacaciones a Egipto o Turquía y vais a una sala de fiestas o un hotel con bailarinas, probablemente lleven tacones altos. Por eso no se debería bailar nada que queramos llamar folklórico o popular en tacones.

Bailar con sandalias, zapatillas parecidas a las de ballet, o algún otro zapato plano y discreto es un compromiso, un término medio aceptable entre bailar descalza y bailar con tacones. Casi todos los estilos excepto algunos casos de "tacón obligatorio" admiten zapato plano.

Al bailar, hay mucha diferencia entre cada tipo de zapato. Descalza, sólo estás verdaderamente cómoda en un suelo que resbale un poco, por ejemplo, de madera barnizada o de parqué. Con sandalias o zapatillas de ballet, giras mejor. Con tacones, bailar es mucho más difícil: el tacón desequilibra la pelvis, la inclina hacia delante, aumenta la curvatura dorsal, y es como aprender a bailar otra vez desde el principio. Además, si bailas sobre plano, puedes ponerte de puntillas cuando quieras, y dar más elegancia a un movimiento ocasional; ésa es una variación que en tacones, se pierde, porque siempre estás de puntillas.

Resumiendo: nadie puede observar la diferencia entre bailar descalza y con zapato plano; las dos cosas tienen muchísimas posibilidades estilísticas. El tacón alto se nota, marca algunos estilos concretos y excluye los demás.

2 comentarios:

Nahla dijo...

Hola!!!

Soy de Sevilla aunque residente en Madrid y desde hace tiempo tenía ganas de empezar a hacer danza del vientre.

Ayer comencé con mi primera clase, y, bueno... aunque parece que no se me va a dar mal, la profesora me comentó ayer que el hecho de estar acostumbrada a bailar sevillanas puede suponerme un inconveniente a la hora de mover los brazos, ya que algunas tienden a moverlo como en el flamenco. ¿Te ha ocurrido a ti? (Bueno, es un tópico, pero doy por supuesto que al ser de sevilla sabes bailar sevillanas)

Un saludo

Anónimo dijo...

Hola!! Pues yo soy de Navarra y me ocurre lo mismo que a Nahla! A veces se me va el brazo a modo flamenco, pero con el tiempo cogeré costumbre!