jueves, noviembre 08, 2007

La fuerza de la mujer

Este post es un prólogo a otro que llegará cuando me atreva a publicarlo.

Es posible encontrar por ahí alusiones a la fuerza de la mujer en diversos aspectos de su naturaleza: su atractivo físico, entendido como fuerza de atracción irresistible; su sexualidad; su fertilidad; la maternidad. Ser atractiva da a la mujer poder sobre los hombres; su sexualidad le da poder sobre su amante. Su fertilidad le da poder sobre la continuidad de la sociedad; su maternidad le da poder sobre la familia.

Todo esto que acabo de decir es, en la práctica, mentira.

Históricamente, la mujer no controla su sexualidad. Si un hombre se siente atraído por una mujer, puede utilizar la idea de "ella empezó", con ese atractivo que no se puede controlar. La violación puede justificarse con el atractivo de ella. El atractivo se castiga, con leyes sobre cuánto puede mostrarse el cuerpo de la mujer y qué ropas deben usarse. No estoy hablando del velo islámico, sino de la historia europea.

La sexualidad de la mujer no le pertenece, una vez que se casa pertenece a su marido. La mujer no controla a su marido mediante la sexualidad, como comprobamos si vemos el telediario una semana seguida.



La mujer no controla su fertilidad si no cuenta con ningún medio de control de la natalidad. ¿A ti te gustaría tener un hijo al año? Entonces, ¿porqué atribuir a La Madre original y legendaria un poder mágico, mítico, simbólico? Por otra parte, en ninguna sociedad conocida, excepto en Occidente los últimos veinte años o así, han tenido las madres contorl sobre los hijos. Los hijos han sido legalmente del padre.

Y por ota parte, puestos a hablar del poder de las madres, ¿a que no adivináis cuál es la primera causa de mortalidad de las embarazadas en Estados Unidos? el homicidio. Como suena. Una embarazada americana corre más riesgo de morir a manos del padre de su hijo que de parto.

Resumiendo: es tonto pensar que las mujeres tienen poder y fuerza metafóricos basados en su biología. En ese caso, también lo tienen las gorrioncillas, las mirlas, las gatas, y las ovejas.

6 comentarios:

Indotari dijo...

jo, que cierto.

Por suerte en algunos sitios hay indicios de que esto cambiará, pero aún queda muuucho, y el camino a recorrer es largo para que las sociedades puedan ver el cambio.

El problema es que para que las cosas cambien, es necesaria la colaboración de hombres y mujeres, y la mayoría de ellos (por supuesto con muy honrosas excepciones) no están por la labor, incluso algunas mujeres, y eso es peor aún

Fátima dijo...

Nia, ¡qué razón tienes!

Anónimo dijo...

Los datos que nos has traido en tu post son ALARMANTES. Aqui en Italia la situacion va de mal en peor y la violencia (sea sexual, fisica o psicologica) contra la mujer va en aumento.

Es muy cierto lo que has dicho: en teoria la mujer cuenta, en la practica no.

Pero por fortuna estan naciendo muchos movimientos de mujeres que estan tratando de cambiar las cosas. Fijate que aun en el "2007" vivimos en una sociedad patriarcal. Personalmente he estudiado las sociedades antiguas (sobre todo romana y griega) y puedo afirmar con absoluta tranquilidad que MUY POCO ha cambiado.

Creemos que la mujer occidental es libre solo porque no lleva el velo, pero nada mas lejos de la verdad.

Saludos para ti, desde Italia Celtibera

http://celtibera.bravejournal.com

Indotari dijo...

Esto me hierve la sangre

http://www.20minutos.es/noticia/305271/0/iran/prohibe/

Cuando aprederán (aprenderemos) a respetar la libertad de los demás

Nia dijo...

Indotari, sobre ese último enlace: la situación en Irán es terrible, pero en muchos aspectos no difiere demasiado para hombres y para mujeres. Y me parece que al tema del velo se le da demasiada importancia; los hombres sikhs llevan turbante por motivos religiosos y nadie lo ve un problema, en Inglaterra hay hasta turbantes que forman parte de uniformes (de manera que un policía Sikh en Inglaterra tiene que llevar un turbante reglamentario).

El "problema" del velo es doble: el interés de todo el mundo de decir qué tienen que hacer las mujeres, TODAS las mujeres, y permitirse opinar sobre sus vidas, y la islamofobia.

Indotari dijo...

No, si a pesar de que la noticia hable prácticamente del velo, también me refería a lo de beber alcohol en tu casa, vestirte como te de la gana (eso también pasa aquí) o hacer cualquier otra cosa que no haga realmente daño a nadie.

El problema que yo le veo al velo no es el llevarlo o no llevarlo. En mi instituto lo lleva quien quiere, y si yo quiero ponermelo algún día si tengo frío, nadie debería decirme nada ni a favor ni en contra.
El problema es que te obliguen bajo amenaza de arresto a llevarlo en tu vida diaria.