domingo, noviembre 25, 2007

Crónica de un fin de semana muy movido, I

Como he dicho otras veces, esto no es un blog personal, aunque a veces no tenga más remedio que parecerlo. Y como este fin de semana ha pasado de todo, en vez de una opinión, una crónica y una reseña, allá va la crónica completa del fin de semana en un solo post.

El fin de semana en verdad empezó cuando Leonor llegó a Sevilla. Anda,, caigo ahora en que conozco a Leo desde hace casi dos años. Qué barbaridad. Leo es una de esas mujeres que te dan una sorpresa gordísima porque debajo del jajá-jijí hay una cabeza pensante que vale muchísimo. Bailando es igual: parece que nada, que es del bando folklórico-buenrrollista, estamos aquí para divertirnos, y eso es compatible con una técnica perfecta y con una capacidad para el clásico que está sin explotar.

En fin, Leo y yo llegamos a casa, donde estaba esperando mi Habibi con una infusión hecha (si es que es un encanto). Hacimos entre los tres comida para un regimiento, pero un regimiento grande, y según acabamos llegaron mis padres, mmento para levantarse a la carrera, sin sobremesa ni nada, y ponernos Leo y yo a calentar. O ensayar. O montar las coreografías. O algo así. Intentamos llevarnos bien con nuestras respectivas sobredosis de adrenalina, y nos distrajimos retocando mi traje para la actuación. ¡Nunca vienen mal más lentejuelas!

Los tres nos fuimos al lugar de la actuación, y cuando no encontrábamos el sitio preguntamos en una parada de autobús. Y nos dijo una tierna viejecita: "huy, si yo vivo muy cerca, me lleváis?" Hala, al coche. Nos preguntó si íbamos a una actuación, y que ella va mucho por allí a la gimnasia y esto y lo otro. Adoro a las tiernas viejitas que van al centro cívico. Yo de mayor quiero ser una mari de las que hacen yoga. La viejita finalmente nos dijo que vendría a ver la actuación. ¿Se animaría al final?

En el teatro estaban ya casi todas las que iban a actuar, muchos besos, muchos abrazos, muchos préstamos de maquillaje. Era bonito conocer en persona a gente que sólo conocíamos de foto, como yo a las Raqs al Hilal.

Como ya he dicho, en el teatro apenas había parientes y amigos, lo que es una buena señal para todos. En principi iba a haber dos pases, de manera que yo, que bailaba en el segundo, me eché el abrigo por encima de la lentejuela y me senté entre el público para poder ver a gusto la primera mitad. Una Chica de Marte ha hecho una reseña completa, a la que sólo puedo añadir que, como les dije después, Raqs al Hilal tienen una elegancia bailando cabaret (estilo norteamericano, si lo preferís) que nunca he visto fuera de un DVD. Y que Ana Bella es un encanto.

La forma más breve de decir que el espectáculo fue un éxito es que no hicimos descanso entre los dos pases porque el público no quiso, estaban muy animados y pedían más, así que allá que me metí detrás del escenario a esperar mi turno.

Al día siguiente, en el intensivo de Zuel, varias personas me preguntaron qué había sentido en el escenario. La verdad es que es difícil de decir. Tengo un punto exhibicionista y me gusta hablar en público, no soy nada tímida, pero mi control de mi cuerpo no llega al nivel de mi control de las palabras, así que lo que se siente es algo parecido a unas ganas de... controlarlo todo. Si el escenario es grande (a mí me lo pareció), de llenarlo. De que las manos me lleguen lejos.

Pasados mis dos minutos de gloria y con unas cantidades de adrenalina en el cuerpo dignas de una final olímpica, ya sólo quedaba disfrutar de las actuaciones que quedaban. Conclusión: quiero ver a Raqs al Hilal bailar una hora entera, y no verlo yo desde atrás por una rendija.

Por otra parte, espero que esta tarde fantástica que pasamos todos sirva para que la Fundación Ana Bella consiga fondos. En el espectáculo no se cobró entrada, ni tampoco donativos voluntarios allí mismo, sino que se facilitaron dos números de cuenta.

Caja Rural: 3187-0108-28-2420812014

Cajasol: 2071-0325-04-0197901038

Después nos fuimos la mayor parte de las bailarinas, nuestros respectivos habibis, y algún amigo más, a cenar para celebrarlo. Qué manera de reír. Leo, Habibi y yo nos fuimos temprano porque ella y yo teníamos intensivo de Zuel al día siguiente.

Continuará....

6 comentarios:

leo dijo...

Y mas bien todo.....
Estoy rebenta de la vida ,pero super contenta.
Gracias por todo ..
besitos

Barakalofi dijo...

Gracias Nia por tus palabras...nos sirven de apoyo!

una cosita:me puedes mandar la entrevista q me hiciste?kiero modificar solo el final...si te parece bien.

besitos!

Ayana dijo...

jeje Nía quñe guay quie vinieras, no me cansaré de decírtelo

kayla dijo...

yo esque como no tengo habibi que me acompanye pues lo tengo dificil pa quedarme XD

veo que te unes al club de fans de las ninyas de Cai ^^


[no se que me pasa hoy que tengo una sensacion de felicidad que no se de donde sale XD]

Anónimo dijo...

Hola wapaaaa
Después leo lo que has puesto, pero pasate por aquí http://www.fotolog.com/raqsalhilal que hay un enlace de las fotos que tengo el sábado y sales tú ;)
Mil besotes

Isabel Mebarak
Raqs al-Hilal

Laire dijo...

La verdad es que disfrutamos un montón. Todavia me duele la cara de reir tanto.
NIA muchas gracias por participar guapetona.