martes, octubre 23, 2007

Cuestionario SCB: Helena Rull

Este mes nos alejamos un poquito de Sevilla y entrevistamos a Helena Rull, bailarina con muchísimos años de experiencia que ejerce en Granada y además viaja frecuentemente al Líbano. Además de bailar estudia Antropología y árabe, y sus intereses culturales se notan en su blog, su blog, Más que Danza Oriental, donde nos habla tanto de los logros de sus alumnas como de noticias de Oriente Medio. Entre sus especialidades están los estilos libaneses. Este año estrena compañía, Hayati, con alumnas y profesoras de su escuela. Además de en su blog, la podéis localizar en su web.

¿Cómo fue la primera vez que viste bailar danza oriental en un espectáculo?

La primera vez que recuerdo que vi un espectáculo de danza oriental (o al menos me impactó tanto que es el primer recuerdo que tengo) fue una bailarina brasileña que vino a Granada hace unos 13 años. Cuando vi su entrevista en el Periódico Granadino no dudé en ir a verla; se llamaba Yasmina, era una bailarina profesional con maravillosos trajes y perfectamente ataviada. Yo estaba empezando a bailar y en Andalucía por aquella época era muy difícil encontrar un espectáculo de estas caracterísiticas: con decirte que era imposible encontrar un pañuelo con monedas, ¡imagínate un espectáculo enterito! Maravillosa... no la volví a ver, y no sé nada de ella, pero me impresionó mucho.

¿Qué paso, movimiento o elemento te gustaría haber inventado tú?

Hagallah, yo lo llamo Háqallah, que en árabe quiere decir balanceo o pendiente.

¿Cuál de tus trajes, accesorios, y demás, es el más valioso para ti?

Un traje negro que me trajo mi compañera de danza Beatriz, desde Damasco. Era precioso, y ahora está destrozado el pobre, pero todavía me lo pongo de vez en cuando. Ha pasado millones de anécdotas, sobre todo al principio de mis años como bailarina, cuando era miembro del Dúo Saïda. Mi compañera de danza me metía en cada situación, así que el vestido me ha acompañado en viajes, actuaciones y situaciones inolvidables para mí. Y también un rosario árabe que lo utilizo para el dabkeh, me lo regaló un libanés en Ucrania, y las monedas que cuelgan son las antiguas del país.

Nombra a uno de tus maestros.

Indudablemente Teresa Niembro, mi primera maestra, pionera en Granada y con más de 30 años de danza oriental en el cuerpo.

¿Cuál es el mejor consejo que te han dado nunca?

Tengo un amigo árabe que me daba muchos consejos, y me los explicaba a través de los cuentos de su país. Uno de ellos es el que más me ha servido a lo largo de los años. Explicaba que "en el camino estaban un burro, un niño y su abuelo..., a lo largo del camino se le acercó un hombre y comenzó a reírse de ellos por que el abuelo no se sentaba encima del burro, así pués el abuelo se sentó encima del burro y prosiguieron el camino. Más adelante, otro hombre se acercó enfadado al abuelo y llámandole la atención lo tachó de mal abuelo porque el niño era el que debería ir encima del burro, así pues, cambiaron los puestos. Otro hombre los paró y sugirió que deberían ir los dos encima del burro, de esta manera fueron los dos encima del burro. Más adelante, se encontraron otro hombre que enfadado les gritó que si no les daba pena el pobre burro que cargaba con tantos kilos.

Moraleja: En las decisiones que tomes habrá alguien que no esté de acuerdo contigo, y esto también se puede aplicar a la danza, al trabajo, a la familia, con los amigos, por ejemplo en la danza cada uno tiene su estilo, y por muy bonito que sea, siempre habrá quien discrepe.

Nombre artístico: ¿sí? ¿no? ¿cuál y por qué?

Bueno... a mí me llamaron Laial Qamar (Laial: Noches, Qamar: Luna), qué bonito, pero la verdad, sinceramente, no me sentía identificada, y aunque muchos músicos todavía me llaman así, me quedo con mi verdadero nombre. Eso sí, estoy muy de acuerdo que se adquieran nombres artísticos.

Descríbete en cinco palabras.

Humilde, trabajadora, justa, tímida y descarada a la vez.

¿Hay alguna crítica que no se te haya olvidado?

Sí, hace años había una bailarina libanesa que bailaba estupendamente, nosotras alucinábamos con ella, pero mientras bailaba abría la boca. Copiamos todos sus pasos y nos pegó el gesto de la boca a mi compañera y a mí, nos parecía de lo más "guay", hasta que una compañera me dijo que más bien quedaba de lo más vulgar. ¡Uf! ¡Me costó quitarme el gesto!

¿Y algún halago?

Los agradecimientos y muestras de cariño continuos de mis alumn@s son el mayor halago, algunas llevan conmigo 8 años. No me quedo con los halagos de después de las actuaciones, muchos son piropos fáciles.

¿Prefieres el camello (u onda frontal, o como lo llames) pélvico, torácico o combinado?

Combinado, así lo luzco más, al menos yo.

¿Sabes hacer un buen té estilo marroquí?

Sí, el secreto está en echar mucha hierba buena (y azúcar), y no dejar que el té verde mucho tiempo.

¿Cuál es tu paso favorito?


Pues creo que el ocho hacia fuera.

¿Y el de tus alumnas?

Los primeros meses gusta mucho el drop hacia arriba y hacia abajo, y pasada esta fase, los ochos tienen mucho éxito.

¿Qué ambiciones te quedan por conseguir?

Uf..., por favor, mis dos asignaturas de antropología, este año he tenido que aparcar un poco mi carrera por los compromisos profesionales. Y por supuesto continuar con la lengua árabe, compañeros que estaban en mi clase de árabe ya están doctorados, en fin, todo por la danza. Dentro de unos años me gustaría verme escribiendo y lograr ser una buena arabista, una Maruja Torres pero a lo rubia, esa es mi mayor ambición profesional.

¿Sonaría música árabe clásica en tu boda?

Sí, llevo toda la vida en países árabes, de hecho estoy casada en el Líbano y me siento muy de allí.

¿Y sonaría Hakeem en el convite?

Sí. Aunque me gusta más los cantantes libaneses.

¿Te gusta lo que ves en el espejo?

Sí, por ahora. Aunque todas somos un poco quisquillosas y exigentes con nosotras mismas.

¿Cuál es tu canción oriental favorita?

"Ah Habibi", de Kadem al Saher. No es para bailar, pero siempre que la escucho me emociono.

Acaba la frase: Sólo cuando bailo...me olvido de mis problemas.

¿Tienes algo más que añadir?


Muchas gracias, y besos a Sevilla.

Muchas gracias a esta bailarina-profesora-antropóloga. Va a haber que ir a hacerte una visita por Granada cualquier día.

1 comentario:

Zuel dijo...

De Helena quiero destacar su humildad y su entrega. Le encanta transmitir la esencia cultural del baile y para mí es de lo mejorcito, como profesional, como persona y como amiga.
Fue la primera bailarina con la que trabajé cuando empecé en Granada y sentí su apoyo en algunos momentos nada fáciles.
¡Que te quiero!