jueves, diciembre 28, 2006

Más sobre flamenco

Cuando yo era pequeña, y supongo que ahora la cosa será parecida, era normal que si en tu casa había cierto interés por el flamenco, pero no tanto como para que la gente de casa supiera mucho, es decir, en muchas casas, con unos ocho años más o menos de metían en una escuela de baile flamenco para que aprendieras a bailar sevillanas. Digamos que en Andalucía Occidental son pocas las personas que bailan sevillanas con verdadero arte, pero son escasísimas las que no se saben los pasos. Cuando yo era un niña, las sevillanas parecían algo aparte del resto del flamenco por la pura mecanización de intentar enseñárnoslas a tanta niña. Sin embargo, era inevitable ser consciente de la existencia del flamenco, aunque en mi casa gustara la música más que el baile.

Yo debí ver mi primer espectáculo flamenco con trece o catorce años, porque era el año 90 o 91, un espectáculo de Cristina Hoyos al que me llevaron mis padres. Esta clase de espectáculo está dividido en secciones, cada una un palo (en flamenco los estilos se llaman palos), de lo más sombrío a lo más alegre. Y cuando llevábamos más de medio espectáculo, me di cuenta.

Si en el escenario había un solista, había baile y punto. Pero si había parejas, veíamos una historia de seducción en la que la mujer siempre se hacía la difícil. Era la representación de una seducción.

Creo que si yo tuve que esperar a ver un espectáculo en un teatro para darme cuenta de esto, a pesar de haber visto y oído flamenco desde muy pequeña, es porque siempre se daba por sobreentendido, como algo natural, ni bueno ni malo.

Le voy a pedir a los Reyes Magos un mundo en el que se trate a la danza oriental así: como un baile, sin más historias ni etiquetas.

2 comentarios:

Yasmina dijo...

Nia, que bonito! Yo quisiera también que se le diera su sitio. Algún día se formará una asociación y entre todas/os lo conseguiremos... En EEUU creo que hay algo así no? Llevo muy poco tiempo, pero ya he tenido que luchar con los esteriotipos y aclarar que no estoy en clases de streaptease... es lamentable, pero esto es el fruto de la ignorancia.

marta dijo...

yo no se bailar sevillanas y mira que estube en la academia pero na de na

y estoy deacuerdo con tigo la danza oriental no se ve aun solo como un baile y de verdad espero que esto cambie claro que es algo que tenemos que hacer entre todas