viernes, abril 20, 2007

Un homenaje

Éste es el homenaje de Solo Cuando Bailo a todas esas personas, generalmente hombres, que nos llevan en coche y nos recogen de las actuaciones. Que si saben más informática que nosotras, nos montan la web. Que no pueden ver la tele, ni usar el DVD ni el ordenador porque estamos viendo vídeos de Jillina, o videoclips de Tarkan en Youtube. Que salen con nuestras amigas y tienen que soportar nuestros chistes subidos de tono, y en el caso de las que tenemos profesores hombres, que comentemos lo guapos y amables que son. Que no se ponen celosos cuando bailamos en público, y que ya son incapaces de ver erotismo en la danza oriental porque si nos ven ensayar y maldecir porque no nos encajan los pasos en la música, esto pierde gracia.

Esas personas, generalmente hombres, nos masajean los hombros, y nos dicen "anda ya, si estás preciosa" cuando decimos que somos lo peor que le ha pasado a la danza oriental desde la colonización de Egipto. Nos hacen fotos y aguantan pacientemente nuestros dilemas sobre cuánto dinero nos podemos dejar en un intensivo. Nos pierden por las noches porque estamos en clase, y los fines de semana porque hay intensivo.

Pero ellos saben que los queremos. Y yo les dedico esta canción de Natacha Atlas porque junta estupendamente lo árabe con lo electrónico, igual que cuando se juntan dos personas el resultado es más que uno + uno.

Os animo a todas las bailarinas con pacientes maridos, novios, novias, amigos y amigas a dejar en los comentarios cuánto os apoyan.

When I close my eyes. Esta es la letra en español:

Te veo cuando cierro los ojos.
Te veo cuando cierro los ojos.

Brillas en mis ojos, caminas sobre mi océano, navegas en mis cielos
Cuando me dejo llevar, brillas en mis ojos, caminas sobre mi océano, navegas en mis cielos.

Te veo cuando cierro los ojos.
Te veo cuando cierro los ojos.

Cae la lluvia y oigo tu voz en mi cabeza como si nunca te fueras.
Y sólo puedo dejarme llevar por ti cuando mi sangre se vuelve azul como un día que no se acaba.
Cae la lluvia y oigo tu voz en mi cabeza como si nunca te fueras.
Y sólo puedo dejarme llevar por ti cuando mi sangre se vuelve azul como un día que no se acaba.

Paz.
Paz.


Este es el vídeo:

5 comentarios:

kayla dijo...

B ueno en mi caso no seria mi novio sino mi madre la que me lleva a clase todas las semanas me ayuda a coser los trajes ...
tambien a mis amigos los traigo fritos y hasta a los profesores de la facultad (si llevo dos trabajos de modelado que tienen como tema la danza oriental y el segundo es un baile que tengo que hacer la semana despues de feria)

Su dijo...

jeje, cuanta razón tienes.... yo voy sólo a clase dos noches a la semana, ni intensivos ni na que llevo poco tiempo en esto, pero oye la música que yo oigo, aguanta que hable sin parar sobre el tema, ha aguantado un espectáculo enterito y está a punto de ir a otro... en fin, que tienes más razón que un santo.

Nica dijo...

Te has olvidado de los regalos... Siempre acaban comprándote ese pañuelo que le va a tu falda, esos pendientes que tanto te gustan... Mi ex me regaló mi primer pañuelo de monedas y es el que utilizo para clase por el cariño que le tengo.
Y al final a él también le enganchó este mundillo porque ha acabado montando una tetería donde hacen actuaciones y dan clases de danza oriental.. jeje

Lydia dijo...

La verdad es que cuánto tienen que aguantar.Y estas pasadas navidades me regaló todo relacionado con la danza. A todo me ha animado...y tiene que aguantar el coñazo que le doy: ven que te voy a enseñar un video, mira, arréglame estas fotos, bájame esta música de internet.VENTE A MADRID PA IR A LA TIENDA DE ALARDE mu fuerrrrrrte.

Y el pobre mio me da siempre una sonrisa e incluso me obliga a ir a los intensivos (cuando me da mucha cosa por el presupuesto por ejemplo)

Un abrazo para todas esas personas que son quienes más queremos y nuestro mejor apoyo.

Asmahan Medinet dijo...

Qué bueno, que hayas puesto éste post!. Cuando lo he leído he visto reflejado a Antonio (mi marido). Tiene más paciencia que el santo Job...porque cuando quiero dar un intensivo con algún profe que me gusta. Eso significa desplazarse (vivo en Asturias). A veces podemos estar la noche antes del taller, pero las que más, vamos y volvemos en el mismo día. Encima cómo ninguna de las parejas, de mis alumnas o compañeras de danza, no se animan a hacer tales cosas por sus chicas. El pobre mio, siempre está solo vagándo por las ciudades. Haciéndo turismo más solo que la una. Después a soportar pacientemente, todo lo vivido por mi en los talleres, escuchar música árabe o hindú todo el tiempo, me graba las actuaciones, colabora en todo lo que proyecto..etc,etc.
Mis amigos tampoco se quedan atrás...poniéndo la música, las luces y haciéndo carteles para los espectáculos...
Así que valga este homenaje para todos ellos!!
Por cierto, enhorabuena por el blog y por el profe que tienes. Junto con parte de mis alumnas lo vimos bailar en Valladolid, en el Festival que montó la bailarina Anisa Saghira en Enero. También estuvimos en el taller ghawazzi que impartió, que fue muy divertido y ameno.