martes, junio 24, 2008

Recitales de alumnas

Este fin de semana he estado en el recital de alumnas de Laire y de Badra, que decidieron organizarlo conjunto y convertirlo en una ocasión de recaudar fondos para la Fundación Ana Bella. Esto va a ser una mezcla de una reseña de esta gala en concreto, y una reflexión sobre los recitales de alumnas en su conjunto. La opinión pública más negativa acerca de este tema, que seguro que muchas ñectoras comparten, se publicó hace un año en Aquí Hay Chimi. Empecemos por lo negativo, y veamos hasta qué punto mi experiencia coincide con la de Blasa. No quiero quitarle razón, porque cada profesora es diferente.


Y ahora empieza a ponerse de moda ponerle un título sugerente para evitar que la gente piense que es un espectáculo de alumnas.

No lo he visto, pero por supuesto, si passa me parece vergonzoso.

No importa si bailas bien o mal. Lo importante es que te animes a bailar, porque así llevarás gente a verte que pagará la entrada.
Cierto. Gala de alumnas, público garantizado. Por ejemplo el domingo, en pleno partido de España, había unas 60 personas en la sala... y bailaban aproximadamente doce alumnas de Laire y seis de Badra. Eso, teniendo en cuenta que las dos escuelas de danza eran de un extremo de la zona metropolitana de Sevilla, y el teatro estaba en el otro extremo. No sé cuántos eran familiares, pero parecían unos cuantos.

Por esta razón me parece un detalle tramposo incorporar un pequeño número de muchas alumnas juntas a una actuación de la profesora. Es una forma sencilla de asegurar que vendrán a ver la actuación todos los padres de las alumnas... y también de bajar la calidad conjunta del espectáculo.

Entrada que luego se embolsará solamente la profesora a porcentaje con la sala. Mientras más alumnas, más ganancias.
Si encima la profesora te vende el vestuario, lo más glamuroso posible, a precio de comercio nada justo, el negocio es brutal.


Esto no ocurió en la gala del sábado, y la verdad es que si pasa, me parece muy triste. Sobre los vestuarios, las alumnas de Badra bailaban conjuntadas, todas iguales o parecidas, y las de Laire, cada una con una ropa distinta, aunque adecuada a la coreografía (túnicas para el saidi y distintas versiones de cintura-al-aire para Hakeem). Como cada alumna tiene un tipo físico totalmente distinto, me parece que es bueno que cada una se ponga la ropa con la que se sienta mejor, y coordinar, como mucho, los colores.

Las coreografías que se suelen ver en este tipo de "espectáculos" carecen de sentido artístico y son muy cuadradas. Y es muy raro ver una figura formada por las chicas que bailan. Pero sí que tienen algunos recursos impactantes que te hacen sentir un poco estrella. Todo esto hace qe sean coreografías fáciles de enseñar y que las puedas bailar sin apenas preparación.
A mí me parece que hay un don especial y que es muy escaso entre las profesoras, que es la capacidad de crear coreografías fáciles y bonitas. Esto también pasa enseñando idiomas: es dificilísimo dar clase de niveles muy bajos, da igual la edad de quien aprende. Bailando, las coreos fáciles son repetitivas, para facilitar la memorización y porque el repertorio de pasos es limitado. Ayer se pudo ver un poco de esto, más que nada porque he visto bailar muchas, muchas veces a Laire y sé que las coreografías de sus solos y de las Bailarinas del Agua son complicadísimas. Por eso, noto diferencia cuando hace una coreografía para enseñarla en clase. Pero tanto los números de sus alumnas como los de Badra eran adecuados para el nivel de las bailarinas, y eran divertidos y variados. Lo único que no me gustó es que todos eran "solos bailados por varias personas para vez". Es raro que las profesoras se animen a crear coreografías de grupo.

Independientemente de lo de ayer, creo que un recital de alumnas tiene dos grandes virtudes: uno, que las alumnas aventajadas vayan soltándose a estar en un escenario. Tienes tres maneras de bailar para ir rompiendo el hielo y darte cuenta de la diferencia entre bailar en clase y en un escenario: bailar entre amigos, en una gala de alumnas, o para algo benéfico (no sería ninguna tontería que las princesas del desierto fueran de visita al ala de pediatría del hospital más cercano....). Volviendo a la comparación con los idiomas, igual que hablar, incluso hablar fluido, en clase no es lo mismo que estar en Manchester, bailar delante de un espejo no es lo mismo que bailar delante de público.

Dos, le da al público una ocasión de ver encima de un escenario a mujeres de muy diversas pintas y tamaños. Si en un vida hay una adolescente que se lamenta por sus proporciones, llévatela a un recital. Es realmente educativo ver a bailarinas aficionadas con ropa que permite ver con claridad los contornos del cuerpo: las hay con la cintura ancha y estrecha, con más o menos pecho, chicas delgadas con los brazos nada tonificados, mujeres gordas que se mueves con gracia. No es lo mismo que la playa, porque en bikini lo que se suele hacer es estar tumbada tomando el sol, y además, mirar fijo es de mala educación. Y no es lo mismo que los vídeos o las fotos. A menudo se nos olvida que a las personas no nos hacen en moldes, y que cada una es diferente. Un recital de alumnas es la mejor forma que conozco que recordarnos que todos los cuerpos son bonitos y merecen su momento de gloria en un escenario.

4 comentarios:

Ali dijo...

Me ha gustado mucho la reflexión sobre mostrar los diferentes tipos de cuerpos de mujeres que existen. Qué razón tienes. A veces se nos olvida que no venimos de un molde.

diana dijo...

Para mí como profesora, el festival de fin de curso me supone un montón de trabajo extra no compensado económicamente.

Pero lo hago porque a ellas les hace ilusión, y además me emociona ver que mis alumnas difrutan haciéndolo de maravilla

Laire dijo...

¡Muchas gracias por la reseña Nia!

Me alegro que te gustara la gala de alumnas. Todas han trabajado mucho para que quedara perfecto y creo que se consiguió.

Respecto a los solos bailados en grupo.. Es muy dificil crear una coreografía donde interactuen las bailarinas cuando las alumnas no siempre vienen a clase y no sabes hasta ultimo momento quienes van a animarse a actuar.

He puesto un pequeño homenaje a mis alumnas en el blog con fotos de ese día.

Un beso

Laire

Nia dijo...

Tienes razón con lo de las coreografías para grupos, Laire, es un detalle en el que no había caído.