miércoles, junio 25, 2008

una nueva forma de disfrutar la danza oriental.

Os presento una nueva forma de disfrutar la danza oriental, cortesía del restaurante El Carmen de Carmen (Gelves, Aljarafe, Sevilla) y Neferet.

Este viernes, menú degustación consistente en ensalada, humus, primero, segundo, postre, pan y bebida + actuación de Neferet en tres pases, por 35 euros.

La relación calidad-precio de la velada parece muy alta, aunque el precio se nos pueda salir del presupuesto a muchas. Así que me parece una idea excelente para curiosos, una novedad muy bonita.

3 comentarios:

Constanza Sarmiento dijo...

Hola Nia, saludos desde Chile.
Te cuento que tomo clases hace algún tiempo y me resulta, más que inevitable, adecuado y estético el movimiento ondulante de manos al bailar. Mi profesora constantemente me dice que me fije y que deje mis manos quietas, con las palmas hacia abajo y el dedo del medio resltando ligeramente. Me he encargado de revisar videos de distintas artistas y he notado que no existe un patrón idéntico respecto al movimiento de las manos, por lo que me cuesta aceptar como única opción correcta esta petición constante.
Mi pregunta es: ¿cómo es posible diferenciar entre las variaciones correctas e incorrectas y las que son simplemente propias del estilo personal?

Nia dijo...

¡Hola, Constanza! No sé qué variedad de la danza bailas, lo que ocurre es que no es posible decidir "esto es oriental y esto no lo es". Cuando se baila un estilo que tiene un creador determinado, con mucho talento y personalidad (Mahmoud Reda en clásico, Carolena Nericcio en Tribal), "lo correcto" es lo que hace esa persona. Fuera de ahí, estamos en campo libre y todo es cuestión de gustos. Esa es, al menos, mi opinión.

Hala dijo...

Yo opino igual que Nía. Además las manos son algo muy personal y realmente a cada una le sale el mismo movimiento pero con diferentes matices, por supuesto hay un patrón base de movimiento, pero después cada una le da su personalidad. ¡Que viva la diversidad!
A veces las profes nos ponemos pesadas con ciertas cosas, pero a veces no son más que manías, ¿por qué no le preguntas a ella directamente? no creo que se moleste, igual hay una explicación lóica. Es muy importante que las alumnas pregunten en clase a su profe, pues sólo así se logra un ambiente sano de coloquio e intercambio de saberes y además se aprende mucho más!
Besitos Constanza. Hala