martes, junio 03, 2008

Odaliscas, III: el Islam

He recibido un comentario al que prefiero contestar aquí, que dice que la existencia de las odaliscas, esclavas sexuales del Sultán, es un aspecto de la misoginia islámica.

Error. Según tengo entendido gracias a mi musulmana favorita, el Islam ve con malísimos ojos todas las relaciones sexuales que tengan lugar fuera del matrimonio. La convivencia sin matrimonio, desde el punto de vista de Mahoma, es mala, pero no porque el sexo sea pecado (como para los católicos), sino porque está mal por parte del hombre "aprovecharse" de una mujer con la que no está dispuesto a comprometerse. Mahoma no aumentó la cantidad de mujeres que un hombre podía tener hasta cuatro: eliminó la capacidad del hombre de tener concubinas, es decir, esclavas sexuales. El Sultán era tan buen musulmán como Alejandro Borgia buen católico.

El único hombre con odaliscas de todo el imperio otomano era el Sultán, que parece haber copiado la costumbre de la cultura más poderosa que ha practicado el concubinato en la historia de la Humanidad: la China imerial. Allí tenían concubinas todos los hombres que podían permitírselo. Las odaliscas vivían en comunidad, mientras que las concubinas chinas vivían aisladas las unas de las otras dentro de la casa de su dueño. Las odaliscas podían llegar a ser esposas, las concubinas chinas no. Las religiones semioficiales de la China imperial era el taoísmo y el budismo. ¿Cuándo fue la última vez que oíste decir que los chinos, los taoístas o los budistas son una panda de misóginos?

8 comentarios:

Herber West dijo...

El comentario no sale, Nia, repasa el enlace, que mi troll interior quiere leerlo ;D

Small Blue Thing dijo...

Que soy yo, que herbito me cogió el ordenador anoche y no se deslogó.

Small Blue Thing dijo...

Mahoma no aumentó la cantidad de mujeres que un hombre podía tener hasta cuatro: eliminó la capacidad del hombre de tener concubinas, es decir, esclavas sexuales.

Item más: el Profeta (la paz sea con él) fue absolutamente monógamo durante la mitad de su vida, que pasó con su primera esposa,Jadicha (Allah la bendiga), verdadera impulsora del Islam. A la muerte de ésta, que se había casado en segundas nupcias con Muhammad y era bastante mayor que él, éste desposó por Revelación a sus esclavas y a la madre de uno de sus ayudantes, que había quedado viuda por causa de la persecución de los monoteístas en Meca.

Así se juntaron hasta nueve esposas. No tuvo hijos con ninguna de ellas, de lo que podemos deducir que esos matrimonios fueron por amistad e igualdad como bien dices.

Y tanto se complicó la cosa que una vez se encabronaron las nueve y le armaron tal follón en Medina que el pobre Profeta ¡¡se tuvo que ir de casa!! XDDDD Pasó varios meses de okupa en casa de su hija Fátima y su yerno (Allah les bendiga).

Esta es una de las anécdotas que más me gustan de nuestro Profeta. Además, me resulta simplemente grandioso que esté recogida en la Sunnah como fuente de jurisprudencia: "si hay follón, no entres al trapo como hizo el Profeta. Haz daraba y alejate".

Laial Farah dijo...

Hola,
Me ha encantado el post, porque así aprendo más de la cultura y religión árabes.
Es curioso porque en la época califal en Córdoba era muy común tener harenes. De hecho Abdehramén III tuvo el suyo durante todo su vida y hasta que no fue nombrado califa no hizo uso de él. Y de hecho la que fué sayida (madre de los principes herederos) fue una cristiana convertida que formaba parte del harem como castigo al ser apresada en los reinos del norte y regalada al califa. Se llamó Subh y le dió dos hijos al califa.
Así que si el Corán prohíbe ese tema, no entiendo como en la época más brillante de los musulmanes en Europa se tenía por normal el harem. Si alguien me lo puede explicar.
Mil gracias y muy interesante.

Nia dijo...

Gracias, Laial!

Pues mira, no sabría contestar a tu pregunta con precisión porque no soy una experta en Islam ni en historia árabe, pero me imagino que es cono en todas las grandescivilizaciones: hay una norma para la gente corriente, y otra para los ricos y poderosos. Ahí puse el ejemplo del Papa Alejandro VI, Rodrigo Borgia, que tuvo mujeres, amantes, hijos, asesinos a sueldo... Las cortes papales renacentistas eran auténticos nidos de serpientes. Y en la Edad Media hubo una serie sucesiva de reformas de los monasterios porque cada pocas generaciones se convertían en hoteles de lujo para los hijos medianos de la aristocracia, y claro, imagínate.

zulaika dijo...

home, pues los que estamos interesdos en la cultura japonesa, por ejemplo, sabemos de sobra el machismo que se desprende de una sociedad que incluso diferencia el lenguaje que deben emplear las mujeres del que deben emplear los hombres (por ejemplo, para decir "pelota", exiten 2 palabras distintaas segun sexo, y asi con casi todo)

Simplemente pienso que tenemos mucho mas a mano la cultura musulmana, y de ahi que tendamos a extrapolar las cosas que mas nos llaman la atencion,

aunque como bien dices, en china y en japon tampoco se quedan atras, jé!

Nos queda mucho por descubrir en el Coran, tanto los occidentales como los propios fanaticos radicales que interpretan a su beneficio las doctrinas de mahoma.

MsNice dijo...

Pues los budistas, chinos, indios y tibentanos tampoco tubieron muy claro lo de la igualdad entre hombre y mujer -y eso que no dudan que las mujeres puedan alcanzar la iluminación, esa es otra.
Y los taoistas ordenan a monjas por razones políticas directamente.
;-)

Entre los derechos que le dió el Islam a la mujer, allá en los comienzos en Median, una fué la propiedad y heredar de su padre, y otra repudiar al marido.

Con eso de la diferencia, la igualdad se nos ha hecho muy dificil en cualquier cultura.

Small Blue Thing dijo...

Salamitas de nuevo.

La referencia de Laial es incorrecta por una generación :P

Efectivamente, el Jalifa Abdul Rahman III era conocido por ser un mujeriego salvaje y tuvo un harem... tenía EL harem, por lo visto, que hasta iban embajadores de Arabia a verlo. Si era tan extraordinario es que NO era normal tener un harem.

Su esposa era andalusí, no mozárabe. Su madre sí era cristiana, vasca.

Sin embargo, la Sayida María de la que habla Faial no era concubina de Abderramán, sino de su hijo, Alhakem II. Fue literalmente regalada al príncipe por su padre, el cristianísimo rey de León, cuando Al Hakem tenía ya una edad _Adbderramán reinó muchísimos años_, y este se casó con ella. Creo que fue su segunda esposa. La primera no le dio hijos y la Sayida María tuvo dos, uno que murió de pequeñito y el que fue siguiente Califa (¿Hixem? no me acuerdo). La Sayida era mucho más joven que el Califa Al Hakem y tenía su propio palacio en el centro de Córdoba, en los Alcázares.

Era además muy conocida y querida por los cordobeses _la corte vivía en Medina Azahara, que quedaba lejos_. Se cuenta que los pobres la seguían a ella y a sus doncellas los viernes a la Gran Mezquita y los domingos, a misa; y que iba pertrechada para dar todas las limosnas que podía. Como norteña era además muy rubia y los andalusíes estaban coladitos por ella.

Ya :P