viernes, mayo 25, 2007

Lo simple

En danza oriental, hay personas partidarias de lo simple, y de lo complicado, y muchas maneras de ver ambas cosas.

La primera de ellas es el vestuario. Hay a quien le gusta la ropa sencilla, lo cual suele querer decir tradicional / folklórica (túnicas y similares) o parte de la parafernalia tribal. A otras, cuanto más flecos y pedrería mejor. Para mí, una de las virtudes de la danza del vientre es precisamente esta libertad, que hace que no estén fuera de lugar ni los sujetadores de lentejuelas, ni las túnicas amplias que te cubren de pies a cabeza. Eso sí, al bailar con ropa amplia es conveniente llevar un cinturón que deje claro dónde tienes las caderas, y además hay que adaptar el estilo de tu baile a la ropa. Si el traje es suelto, algunos movimientos, como los shimmies, lucirán poco. Si llevas flecos, so notarán mucho más.

Tal como yo lo veo, la sencillez en la ropa es un reto, porque es difícil encontrar o diseñarte un vestuario que sea bonito pero sencillo.

La segunda es el movimiento. No se trata de la dificultad del movimiento, sino de cuánto adorno le vamos a poner. Por ejemplo, el shimmy muy largo combinado con movimientos es más "complicado" que difícil. Mover las manos y caminar y hacer camellos a la vez, si dominas el camello, también es más "complicado" que difícil. Ahora bien, dar caderazos de forma elegante y al mismo tiempo expresiva, sensual, perfectamente encajada a la música, es muy simple. También es muy difícil. Y siempre habrá más personal que aprecien ese caderazo que todas las superposiciones juntas.

Por último, otra complicación es la coreografía. Hay coreografías que no lo parecen porque cambian de paso constantemente. Otras lo hacen todo en grupos de cuatro frases musicales y sabes que se hará con el lado izquierdo lo que acabas de ver con el lado derecho. En este caso, la simplicidad es traicionera, porque lo último que quieres en tu espectáculo es que sea previsible, y por bonitos que sean los pasos, una coreografía estilo uno-dos-tres-cuatro-vuelta hace que el baile resulte pobre. Son ideales para el trabajo de clase porque aseguran un trabajo simétrico de ambas mitades del cuerpo, pero para shows es mejor tener cuidado.

Resumiendo: ofrecer simplicidad nos obliga a ser mejores bailarinas. Más creativas, más expresivas.

Escrito para Sunday Scribblings (Garapateos Dominicales). Enlace en inglés: es una web que ofrece una sugerencia semanal para animar a escribir cualquier cosa.

4 comentarios:

Crafty Green Poet dijo...

HI Nia, this is really interesting (what I can understand of it!). I like your comment about complicated not being the same as difficult. I love dancing, but have never tried oriental dancing, belly dancing etc. Weclcome to Sunday Scribblings too!

Catherine dijo...

Welcome to Sunday Scribblings - sorry my Spanish is not up to understanding more than a very little of this - maybe I'll get a dictionary and start learning

Beaman dijo...

The great dancers make their movements look so very simple to do but they is merely an illusion. Clothes are important indeed, which can enhance or detract from a performance. The greats of any field make the complicated and very difficult, simple.

ayana dijo...

Zuel es un gran maestro de la sencillez y llena el escenario con su vestuario sobrio pero elegante.
A veces nos queremos complicar la vida con enlaces de pasos sin fin, pero la expresión bailando hace olvidar le resto de pasos en algunos bailarin@s. ESO ES LO REALEMENTE IMPORTANTE!!!