jueves, agosto 11, 2005

Una introducción con ganas.

Una introducción sosa y otra con un poco más de historia. Ésta viene directamente de mi blog personal, lo siento si la estás leyendo por duplicado.

Hace algunos meses asistí a un curso intensivo de danza oriental (enlace en inglés). 15 horas de talleres y dos espectáculos de más de dos horas, en dos días. Allí conocí a una chica que llevaba aprendiendo danza del vientre un poco más de tiempo que yo, y que me dijo que era profesora de principiantes en una academia. También me contó que su nivel no era lo bastante bueno como para actuar en público, especialmente delante de gente tan experta como algunas de las asistentes al curso. Aquello me escandalizó, porque me di cuenta de que cualquiera puede poner un cartel en la puerta y autoproclamarse profesora de danza oriental. En Occidente, las estudiantes novatas no tienen con qué comparar a su profesora. En España, al menos en las partes del país donde se baila flamenco, alguien interesado sí puede comparar, pero con la danza oriental hay un desconocimiento peligroso. Una mala profesora te puede transmitir sus defectos, hacerte pensar que no se te da bien cuando puede que se trate de un problema de método o de estilo, y lo peor de todo, puede provocarte lesiones serias de espalda o de rodillas.

Por otra parte, está la reputación de la mal llamada danza del vientre y de quienes la practican. Por ejemplo, una búsqueda Google de las palabras "danza del vientre" y el nombre de mi ciudad (no voy a dar los datos exactos para no dar publicidad a esta persona) conduce al anuncio de alguien que practica strip-teases en despedidas de soltero. No tengo por qué dudar de la calidad técnica de esa bailarina, pero no me da la gana de limitar a eso este baile, que puede ser un arte tan digno y expresivo como el ballet clásico en las manos adecuadas.

Lo que quiero es que la próxima vez que alguien meta en Google "danza del vientre", no se encuentren el horario de una academia que no explica si la profesora practica baile turco, egipcio, a la americana, folk o cabaré, o un poco de todo. Ni un anuncio de striptease. Quiero que se encuentren información. Así que como nadie está dando información sin intentar vender algo, daré esa información yo. Se admiten co-escritor@s.

Señoras y señores, bienvenidos a Sólo Cuando Bailo, la única bitacora informativa sobre danza oriental.

4 comentarios:

danirmartin dijo...

Y ahora descubro que ya sé quién eres!!

Jaja!, un saludo!

AdElA dijo...

LLegue poniendo " como se baila la danza del vientre" y no me tope con cosas de striptease... esa es wena señal!!! me gusta mucho tu blog esta muy bien!! a mi me gustaria Practicar la danza del vientre pero me da pena xk Soy gordita!!

Anónimo dijo...

Yo andaba indagando como siempre en artìculos de la danza, y siempre me topaba con las mimas pàginas que sin querer generalizar tenìan la misma informaciòn!!
Y debo y quiero felicitar de todo corazòn esta danza para vivir!! realmente he encontrado temas muy interesantes, pero sobre todo màs profundos.
Una verdadera felicitaciòn!!! he aprendido mucho y estoy aprendiendo a mares de aquì. Sòlo tengo un problema (con soluciòn) yo no cuento con internet en mi casa, asì que lo hago desde un cybercafe, pero cuando estoy guardando la informaciòn luego me revuelvo y no encuentro en la que estaba y asi, hay alguna manera de poder bajar toda la informaciòn?? de un golpe???? pero que sea de forma ordenada, realmente no siempre cuento con el tiempo.
Te escribo desde Uruapan, Michoacàn!! yo aprendì la danza del vientre cuando vivì en Granada España hace 7 años y desde entonces no la he dejado.

Nia dijo...

Uruguaya, muchas gracias. Es todo un halago que me lean desde el tiempo limitado de un cibercafé!

Creo que lo mejor que puedes hacer es darle a la vista de archivo. Así puedes ver todos los artículos de un mes en una sola página. Entonces puedes guardar cada página, y como el blog tiene 10 meses pues son sólo diez archivos.