martes, junio 27, 2006

¡Te pillé!

Te acabo de pillar in fraganti. No, no me refiero a que estás blogueando en el trabajo.

No te muevas.

Observa cuidadosamente tu posición en la silla. ¿Tienes la espalda recta? ¿Los hombros relajados? ¿las manos también? ¿los codos más o menos en el aire? ¿La cabeza erguida?

Ay, ay, ay. Apuesto a que no. Si tu silla tiene apoyabrazos, probablemente estás con todo el peso del cuerpo apoyado en un codo, con la cabeza hundida entre los hombros (tensos). Si no, es bastante seguro que estás encorvándote sobre el teclado.

Si bailas, haz el favor de recordar que la postura es para toda la vida. Y si no, ya estás tardando en apuntarte a clases.

2 comentarios:

elisa dijo...

jajajajajajajaja.....me haz hecho reir......sabes no me habia dado cuenta de este post, recien lo leo!!!!y si, me pillaste..pero que pereza, aca en washington state son las 11 de la noche, asi que ya me voy a dormir,ahi si con la espalda recta y los hombros relajados, ya que me quedo dormida boca arriba....

Suskiin dijo...

Otra a la que has pillado. Mientras iba leyendo el post, iba corrigiendo la postura. Debería recordarlo más a menudo, porque no sólo estoy dando clases de danza del vientre (sí, desde hace casi un mes) sino que hago yoga. ¡Ya me vale!