jueves, junio 22, 2006

Tensión y bailar en puntas

Hoy he descubierto dónde estaba el fallo de muchos pasos que hago. Sorprendente.

Isa nos está enseñando una coreografía con muchos pasos clásicos, es decir, mucho bailar de puntillas. De hecho, creo que casi toda la coreografía va en puntas. Y yo me he dado cuenta de porqué los pasos en puntas me salen feos.

Piensa en cuándo te pones de puntillas en la vida diaria, no para bailar. Eso es: para mirar por encima de cosas y para alcanzar lugares altos. Yo, por tanto, como soy bajita y me parece que no alcanzo, tenso el cuello y miro hacia arriba, elevando la barbilla. Imagínate a alguien de metro sesenta y pico intentando mirar por encima de una multitud: te haces una idea, ¿no?

Yo ya sabía que tengo que bailar con menos tensión. Mejor dicho, tengo que vivir con menos tensión. Durante mucho tiempo me he autodefinido con la frase: "yo no me relajo", dicha medio en broma, medio en serio. No es "no puedo relajarme". Es "no me relajo". De forma absoluta. Ayer me di cuenta de nuevo hasta qué punto esta mala costumbre estropea mi forma de bailar y me hace daño.

La coreografía empieza en puntas: chassé-chassé, vuelta, tres golpes de twist de cadera; repite hasta cuatro veces. Un-dos, un-dos, vuelta, cha-cha-cha. Los twist los hago (no sé si correctamente) a pie plano, no punta. Así que ayer me di cuenta de que al pasar de plano (twist) a los chassés, no elevo sólo los pies y los brazos. Elevo también la barbilla. Paso de mirar a mi hipotético público a mirar a la hipotética última fila del graderío. Queda feo como sólo os podéis imaginar si tenéis el mismo defecto.

Por eso al principio me dolía la espalda al bailar de puntillas. Por eso a veces pierdo el equilibrio a pesar de que tengo unos gemelos que aguantan lo que les eche. Por eso he tardado meses en disfrutar bailando de puntillas y no terminaba de parecerme tan elegante ni tan diferente a bailar en planta como dicen las profesoras. Cualquier profesora te enseña a separar el movimiento de las caderas del resto del cuerpo, ya que se dice que es una danza basada en aislar grupos musculares, pero nada en la vida me había enseñado que la tensión de mis gemelos al ponerme de puntillas no implica tensión de ninguna otra parte del cuerpo. Ni la pelvis, ni la espalda, ni el cuello, ni la cabeza.

Así que para la pregunta del millón de dólares, ¿con qué parte del cuerpo se baila la danza del vientre? ya tenemos una nueva respuesta: con el cuello, la cabeza y la mirada, también.

1 comentario:

almudena dijo...

Hola! he leido en tu ultimo post que haces los twist con el pie plano y que no sabes si los estas haciendo bien...yo estoy aprendiendo el twist ahora y mi profesora siempre nos dice que si el twist se hace sin moverse del sitio si se hace con el pie plano aunque un poquito levantado el talon,minimamente, solo lo justo para poder girar la cadera, y que si el twist se hace para moverse de un sitio a otro tenemos que hacerlo en algo que ella llama mediapunta egipcia,que es una punta no demasiado pronunciada. Ella lo hace asi y le queda bastante bonito,yo por mi parte...sigo intentandolo!
un saludo!