viernes, junio 30, 2006

Esos días

Creo que la danza oriental es la única cosa que hago en la que no siento una gran seguridad en mí misma, porque soy de esa clase de personas que abandona lo que no sale bien a la primera. Sin embargo, una vez que empecé a bailar no pude parar, a pesar de que muchas cosas no salían a la primera. Una explicación es que hasta que no llevaba bailando meses, no me di cuenta de lo malísima que era al principio. ¡Cosas que pasan cuando las clases se dan de espaldas al espejo! Y claro, como para cuando vi fotos y vídeos de mi forma de bailar ya llevaba meses bailando, y la clase seguía siendo de espaldas al espejo, continué. Y como todos los que me rodeaban me daban ánimos, seguí bailando.

Pero siempre hay días de "esos".

Hay días en los que sólo bailo porque quiero mantenerme en forma, odio los gimnasios, y no conozco un deporte que me guste. Son esas clases en las que no me sale nada bien: los pasos antiguos se me olvidan, los nuevos se vuelven imposibles. Decir que me siento torpe es quedarme corta. Lo que siento es que he pasado un año aprendiendo y otro año andando hacia atrás y que ahora estoy como al principio, como una novata con una semana de experiencia. Las coreografías se me borran de la cabeza, me descoordino, y bailo con cara de furia desatada, lo que estropea el paso suelto que salga bien.

Esos días no tienen mucha solución y hay que dejarlos pasar. Lo malo es cuando vienen muchos seguidos.

¿Cómo se resuelve esto? ¿Cómo es posible seguir mejorando sin dejar que la autocrítica me destruya por el camino?

7 comentarios:

Elisa dijo...

Hola Nia,

no te desanimes, lo primero que tienes que hacer es no tomarte los errores a pecho, se nota que amas la danza oriental, y por esa misma razon , disfrutala! y mientras cometes tus errores, que toooooodas los cometemos (creeme, no eres la unica ni seras la ultima), recuerda que cuando te des cuenta estaras bailando perfecto. no te frustres, mira que a mi me cuesta hacer belly rolls y ondulaciones desde abajo, y caminar haciendo mayas, y algunas cosillas mas. me frustro al comienzo, vamos, quien no? pero no le doy mas importancia de la que merece porque estoy disfrutando lo que hago, mientras lo hago, asi me equivoque. me ayuda la idea de que mientras practique y me enfoque, en menos de lo que canta un gallo lo estare haciendo bien. un abrazo, y...

sigue bailando!!!!!

Ire dijo...

hola Nia!
Comparto la oponion de Elisa. Yo tambien tendo dias malos y a veces incluso semanas. Cuando me pasa, practico mas, aunque no me apetezca bailar en esos momentos. Me digo a mi misma que puedo hacerlo, que no tengo ningun problema fisico que me impida conseguir un determinado movimiento, en esta vida, todo es cuestion de esfuerzo.
Así que auque por regla general me veo bastante torpona frente al espejo,he conseguido que esa sensacion de "que horror, que mal me sale todo" se convierta en el combustible que necesito para no parar de practicar.
Estoy convencida de que tarde o temprano, todas superaremos esos movimientos que nos traen por la calle de la amargura. Solo es cuestion de ensayar, y mas ensayar.
Un beso y sigue bailando.

leo dijo...

hola madre soy Leo, es verdad que todas tenemso esos dias pato,en lo que nada sale,ni sikiera eres capaz de dar un toke en condiciones ,estas ortopédica perdia,pero bueno eso nos pasa en'to lo que hacemos hay dias en los que estamos superinspiradas y otros ...en los que hubiera sido mejor que ni nos lo hubieramos planteado pero bueno ,despues de uno malo viene otro bueno asi esque a disfrutar ...que para eso se baila.
mil y un beso

Anónimo dijo...

Holaa
Mira lo q te pasa ES COMUN A TODAS hasta a la mejor de las bailarinas le parece cuando se ve filmada q le falta una legua!!!!!!es normal pero tenes q pensar q a la tecnica SIEMPRE se llega tarde o temprano, asi q no te desanimes y TE MANDO UN BESO DESDE ARGENTINA!!Visita mi flog www.fotolog.com/latifah_raks, te mando un saludo enorme y arribaaaa vamos mujer!!!

Nia dijo...

muchas gracias a todas por los ánimos. :)

elisa dijo...

espero que vuelvas pronto a escribir, se te extrana un monton!!!!

Suskiin dijo...

Supongo que eso de los días malos lo tenemos todas. No puedo hablar de experiencia propia sobre danza del vientre, porque hace como un par de meses que comencé las clases y sigo siendo la misma patosa del comienzo. Lo que yo hago es no preocuparme de lo mal que lo hago en general, aunque si es cierto que cuando llevas algún tiempo haciendo algo y ves que no avanzas o crees que retrocedes es muy frustrante. Pero yo, en todo caso (y lo mismo el yoga, con el que llevo bastante tiempo) me centro en lo que disfruto haciéndolo. Una chica que iba conmigo a clase dijo que no quería continuar porque las demás lo hacíamos mucho mejor que ella (no lo sé, la verdad es que no me fijo, bastante faena tengo en mantener barriga adentro, pecho afuera, brazos, movimiento de cadera o paso, etc. para estar pendiente de nada más). La tratamos de convencer pero no hubo forma.