martes, mayo 26, 2009

Pertenecer a minorías

Me vais a perdonar el post un poco politizado, pero es que he leído algo por ahí que me ha llamado mucho la atención. Traduzco y expando.

"Me gustaría que se pudiera presuponer que (en Estados Unidos) una mujer latina muy inteligente y con unas experiencias vitales muy ricas a menudo sacará conclusiones más acertadas que las de un hombre blanco sin esas experiencias"

Sí, la gente tiene opiniones variadas que están influidas por sus experiencias y por su posición en varias escalas sociales. La raza, el género, y clase social son los más importantes o los más visibles. Si en tu sociedad, la categoría que se supone que es la "normal" es ser un varón blanco de clase media, hay puntos de vista que sólo los que no responden a la norma pueden ver, porque es la que viven día a día en carne propia, mientras que la visión que se transmite de la gente "normal" es el ruido de fondo común a todas las personas.


Es decir:

Las mujeres saben cómo se sienten los hombres. Lo viven cada día, sale en la tele, en las noticias, en todas partes. Al revés, no.

Los viejos saben qué quieren los jóvenes. Al revés, no.

Tu compañera de clase de baile con una enfermedad crónica o alguna discapacidad sabe cómo funciona el cuerpo de todas las demás. Al revés, no. Aunque sepas cómo te sientes tú cuando tienes una enfermedad o lesión no crónicas.

Tus conocidas que van a una clase de danza oriental de pésima calidad en un centro social de financiación pública porque no pueden pagar los cuarenta euros que pagas tú tienen una visión sobre el valor del dinero que no podemos tener las que podemos pagar el ADSL, las clases, la gasolina y un taller de fin de semna de vez en cuando.

Ídem de lo mismo para los no-blancos.

Etcétera.

Es una idea muy interesante para entender porqué es importante dar sitios a las minorías en la sociedad, para que no se "integren". Que sean todo lo distintos que quieran, y que la mayoría aprenda a entenderlos si quiere. Gracias a esa curiosidad descubrimos la danza oriental. Esperemos que el respeto no tarde en acompañarla.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué bueno, yo también leo ese blog... Te recomiendo "I blame the Patriarchy" y "Feministing", pero supongo que ya los conoces.
Lo que planteas el peliagudo. Se supone que el curriculum existe como carta de presentación porque refleja los conocimientos y experiencias de alguien, que le hacen único y diferente a otros candidatos al mismo puesto. Una mujer latina y pobre ha tenido que luchar más que un hombre blanco para llegar al mismo puesto, pero es aventurado suponer que sólo por sus experiencias va a hacerlo mejor... y hay cierto tufillo machista y condescendiente, que establece que lo blanco y masculino clase media es lo normal, y lo diferente es anecdótico. Si ha llegado hasta allí es porque es estupendísima; en igualdad de condiciones hubieran escogido al hombre blanco. No se si me explico...
Me voy a ensayar para la actuación de fin de curso...
Un saludo

Sol dijo...

Me gusta lo que dices casi siempre, pero hoy más.
Hay un sito común para todos nosotros, por muy diferentes que seamos y ese sitio es el arte, porque el arte está hecho para eso, entre otras muchas cosas; para aprender a apreciar lo diferente.